lunes, 28 de diciembre de 2009

East River Pipe



CANCIONES ESCRITAS EN EL CUARTO ANTERIOR DE UNA
FABRICA ABANDONADA

Nada más emocionante que lanzarse a la búsqueda de sonoridades perdidas en la inmensidad de un mar virtual. Discos cuyas reseñas terminan siendo el motor de una lancha que deberá llegar lejos para que se produzca el encuentro.
A veces la vida de un artista puede parecer mas atractiva que su obra, la obra mas interesante que su vida o porque no ambas en el mismo nivel de curiosidad.
Cuenta la historia que la vida a F. M Cornog, como a muchos otros no le ha sido nada fácil. Envuelto en el hastío y la frustración de tener que acceder a trabajos poco amigables para lograr su manutención diaria, este muchacho nacido en Virginia y criado en New Jersey cae en las garras del alcoholismo. Un día cualquiera, mientras duerme en una estación de trenes de Nueva york y apremiado al límite por el efecto etílico de su única compañía, Cornog despierta. Vuelve a la vida.

Es el momento en donde aparece la princesa del cuento. Como sapo desvencijado, el creador de East River Pipe encuentra a Bárbara Powers y  su existencia comienza a tomar otro rumbo.  Su nueva novia lo empuja, entonces, a iniciar un tratamiento de desintoxicación y tiempo después a compartir su genio musical y compositivo manifiesto en canciones grabadas en un estudio portátil de cuatro pistas.

Así es que no tarde mucho en darme cuenta de que las recetas caseras de F. M Cornog, para elaborar las melodías más sensibles del indie, resultaban, quizás, mayormente deliciosas que otras canciones sobremanufacturadas, provenientes de alguna fabrica musical mejor posicionada en el mercado.

Inaudita es su capacidad para teñir cada canción de una melancolía que se nutre del pasado pero mirando con gesto esperanzador las huestes del futuro.

Dos Discos:

Shining Hours in a Can (1994) Entrada recopilatoria de singles y ep’s. Reeditado en 2002 vuelve para trazar el introspectivo y calido panorama que signara toda su obra posterior. Secreto. Siempre secreto.

Ternadas:

Make a Deal With the City, Miracle land y Dogman.


Mel (1996) Disco suspendido entre la osa mayor y la luminosidad ritmica de las Pleyades.

Mel es tan liviano como el aire. Con una emotividad de reserva lista para ser usada en momentos Twee de ensimismamiento.


Ternadas:

The club it´s open, Kill the action y Guilty as charged.



4 comentarios:

Enver el penultimo dinosaurio dijo...

Se ve apetecible para mis oidos. Voy a buscarlo. La peli de Sandro no la encuentro, a ver si cuando viajo me la consigo.

Un abrazo

pj san isidro dijo...

Muy buena musica, gracias por compartirla con los que disfrutamos del buen gusto.

Saludos

por amor al arte dijo...

muy buen blog, y que buena musica!

Daro dijo...

Gracias!!